Sobre Elegir (cuando no se ve claro)...


Ahora que estamos en tiempo de elecciones en México, es importante hacer consciencia del derecho y obligación que tenemos para votar por nuestros dirigentes de manera responsable. Es básico realizar un análisis previo de sus propuestas, las cuales deben ir en favor del bien social e individual en el país en todos los ámbitos.

Para muchos de nosotros se ha vuelto una tarea difícil el decidir por quién votar, debido a que los contendientes no son del todo convincentes en su forma de actuar y en sus propuestas.

Ante esto, ¿qué deberíamos hacer? ¿Abstenernos, votar por quien dice la mayoría, o por quien tiene el mejor marketing?

Esto me lleva a recordar una jornada Teológica-Pastoral que tuvimos en la Universidad de Monterrey llamada "Para que tengan vida".

En el evento, dos obispos extranjeros hablaron sobre el documento Humanae Vitae. Al pasar a la terna de preguntas, se les hicieron algunas relacionadas con la situación política-electoral de México.

Uno de los obispos comentó que, estando en algún momento en una parroquia, y conociendo a los candidatos a la alcaldía en dicha ciudad, pues todos asistían a Misa ahí, alguien le preguntó por quién iba a votar.

El obispo con mucha sinceridad comentó su respuesta: votaría por aquella persona que promueva los valores cristianos, el amor a Dios y al prójimo.

Pero ¿qué sucede si ningún candidato promueve del todo los valores cristianos?

Sobre esto, el otro obispo realizó un comentario muy interesante. Ante una situación en la que las propuestas están lejos de buscar un bien, lo que se debe de hacer es aplicar la doctrina del mal menor; es decir, elegir aquella propuesta que representará un mal menor con respecto a las demás propuestas.

¿Y si nos abstenemos de votar? Si decidimos no elegir, estaremos dando oportunidad al mal mayor de tener un voto más.

Con esto, decidí investigar un poco sobre lo relacionado con el mal menor, y encontré que este tema se toca en la encíclica Veritatis Splendor del Sumo Pontífice San Juan Pablo II (N. 75-83).

Ahí se nos indica que estamos llamados a elegir siempre el bien, por caminos rectos que vayan de acuerdo a la doctrina de la Iglesia, y que, en ciertas situaciones puede ser lícito elegir un mal menor con el fin de buscar un bien mayor.

Sobre esto San Juan Pablo II nos dice lo siguiente:

“Pablo VI enseña: «En verdad, si es lícito alguna vez tolerar un mal menor a fin de evitar un mal mayor o de promover un bien más grande, no es lícito, ni aún por razones gravísimas, hacer el mal para conseguir el bien (cf. Rm 3, 8), es decir, hacer objeto de un acto positivo de voluntad lo que es intrínsecamente desordenado y por lo mismo indigno de la persona humana, aunque con ello se quisiese salvaguardar o promover el bien individual, familiar o social»” (VE n. 80)

La invitación, para toda la comunidad y especialmente para nosotros los cristianos católicos, es entonces a votar de manera responsable, informada y pedir a nuestros candidatos, y a quien salga elegido como dirigente, responder a la confianza que se pone en ellos, actuando de acuerdo, y promoviendo, los valores que vayan con el bien social y al cuidado y respeto de la dignidad del ser humano desde su concepción.

Recordemos que manternernos al margen o no participar en los comicios, lejos de ayudarnos, permitirá a otros a actuar de acuerdo a sus propios criterios, sean buenos o malos.

Maryfer Villarreal nació en Monterrey. Es la hermana mayor de tres hermanos en una familia católica. A partir de un encuentro personal con Cristo en el año 2003, inició su formación permanente y nació en ella el deseo de servirlo a Él y a su Iglesia. Tiene una especial devoción por la Virgen María, de quien realizó la tesina: “María modelo de mujer, discípula y madre”.

Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave

© 2021 by El Árbol Menta