¡Disfruta tu Regalo!


Hace algunos años asistí a un retiro de un apostolado de formación para mujeres. No puedo olvidar las palabras que el padre Joel Luna nos dijo en una de las pláticas: “Santidad es llanamente hacer lo que tienes que hacer y estar donde tienes que estar”.

Esta frase me ha rondado desde entonces. En estos días he sentido más fuerte el impacto y he estado pensando en esto que te quiero compartir...

Si estás con tu esposo, escúchalo. Involúcrate en su sentir sobre su familia, su trabajo, sus proyectos, el cansancio del día. Intercambien una buena conversación donde sean dos corazones los que hablen.

Si estás con tus hijos comiendo, en el trayecto de la escuela a la casa, habla con ellos. Entérate de qué es lo que sienten, cómo fue su día, que les molestó, cuáles materias se están convirtiendo en sus pasiones. Los niños están siempre ávidos de atención y los jóvenes, jugando siempre a ganar, están sedientos de orientación (aunque no lo acepten en todas las ocasiones).

Si estás con tus papás, habla con ellos. Velos a los ojos, entérate de qué es lo que les aqueja en esta edad, escúchalos con paciencia, indaga en su memoria para que te cuenten historias fascinantes. Sanos o enfermos, jóvenes o mayores, ellos te han visto crecer y es tanto el cariño invertido en nosotros que nunca acabamos de pagarles.

Si estás con tus amigos, disfrútalos. Platica con ellos, entérate de qué es lo que hay en esas bellas almas que te han acompañado sin tener que hacerlo y que se han convertido en gran parte de tu vida.

Si estás en Misa, abre el corazón. Cada palabra que dice el sacerdote tiene un por qué, la Palabra de Dios que en ese momento recibas tiene algo exclusivamente para ti, imperativo estar atento.

¿Qué importa lo que no tienes ahora? ¿Qué importa lo que está pasando en el celular mientras pasas un momento con tus seres queridos? ¿Qué importa si el hoy pudiera ser mejor si hubieras hecho las cosas de distinta manera? ¿Qué importa el futuro si hoy no nos enfocamos en el PRESENTE, con lo que tenemos aquí y ahora?

El presente es eso mismo, un PRESENTE, un regalo. No vamos a ser lo suficientemente felices cuando seamos diferentes, no vamos a ser lo suficientemente felices cuando tengamos lo que tiene el otro, no vamos a ser lo suficientemente felices hasta que vivamos el presente con la intensidad que un niño disfruta un deseado regalo.

Todos, como adultos y jóvenes, tenemos conciencia de lo que está bien y lo que está mal. Optemos por el bien en cada momento. La recompensa es infinita y es para todos, para ti y los que te rodean, y para dar gloria a Dios, que envío a su Hijo único a este mundo para demostrarnos cuánto nos ama, para que seamos felices con los regalos de cada día y lo seamos en abundancia.

Rossana Guzmán nació en Monterrey, N. L. Es esposa y mamá, formadora en el Catecismo de El Buen Pastor. Le apasiona leer y conocer más para crecer espiritualmente.

Conoce a nuestro Equipo

Somos un grupo de Mujeres...

Te recomendamos...
Posts Are Coming Soon
Stay tuned...
Posts recientes
Búsqueda por palabras clave
No tags yet.
Muy pronto 
  • Facebook Black Round

© 2016 by El Árbol Menta