Educar en la Libertad


“La libertad está ligada a la capacidad de decidir por sí mismo en el ser humano, y está ligada a la moral”, Aristóteles.

El hombre es un ser que posee tres características: la inteligencia, la libertad y la capacidad de amar. Éstas lo hacen diferente a todos los seres vivos de la naturaleza, puesto que fue creado a imagen y semejanza de su Creador y fue dispuesto en el universo para que lo dominara.

Por medio de la inteligencia, el hombre piensa, razona, crea, innova. A través de la libertad toma decisiones, tiene responsabilidades y las asume, pero además, por medio de ella tiene derechos fundamentales como los de ser respetado, como persona que es, y ser feliz. El hombre por su inteligencia busca la verdad, por el amor el bien, y él mismo se realiza cuando encuentra la verdad y hace el bien.

San Agustín afirmó que "la libertad consiste en la realización efectiva del bien para alcanzar la beatitud". Uno de los grandes objetivos en la educación, y más necesario que nunca en la actualidad, es precisamente Educar en la Libertad. Pero para esto, los padres deben esforzarse en mejorar personalmente, pues sólo así podrán ayudar a mejorar a sus hijos.

Una sana formación en la libertad nos librará de las consecuencias del libertinaje o la libertad absoluta, que sólo lleva de forma inevitable al descontrol social (bullying, intolerancia, violencia y tantas cosas más...). Educar en la Libertad es equipar a nuestros hijos para la vida: fomentarles más la autonomía y la responsabilidad, que tengan iniciativa, que sepan elegir, que sean consecuentes, que corran el riesgo de equivocarse.

Decía un maestro que "el hombre debe educarse para ser libre y puede ser libre porque se educa; sólo se educa al hombre liberándolo y sólo se le libera educándolo".

Bueno, y, ¿por dónde empezamos? Hay que darles encargos conforme a su edad y su carácter; poco a poco podemos irles enseñando la puntualidad al levantarse y acostarse, administración del dinero y marcales los tiempos de estudio, descanso y diversión.

Pero, ojo, Papás... Para que la Educación en la Libertad sea eficaz, es importante llevar una autoridad valiente y prudente, sujeta al espíritu de servicio, avalada por el ejemplo. Los padres con estas cualidades son contagiosos y saben estimular de forma natural.

Ahora quiero compartirles algunos otros de nuestros deberes como padres para educar a nuestros hijos en la Libertad: -Vivir un clima positivo y de confianza que facilite el ejercicio de la buena autoridad

-Ser flexibles y capaces de rectificar y cambiar de opinión -Enseñar a observar y razonar, nunca imponer, buscar que nuestros hijos entiendan la conducta adecuada en cada momento o situación -Ser modelo de convicciones firmes para ayudar a la responsabilidad y felicidad de los hijos.

La voluntad de los hijos para vivir en la libertad y hacer buenas obras hay que educarla, pero para ello, hay que conocerlos profundamente, así podremos interpretar y dirigir sus reacciones. Recordemos que la obediencia de los hijos sólo se alcanza por amor.

*José Ramírez vive en Monterrey con su familia. Tiene 14 años de experiencia como maestro y formador marista de niños y jóvenes y 15 años en la enseñanza a nivel universitario. Actualmente es Director y Consultor en Desarrollo Humano en AYDER.

Conoce a nuestro Equipo

Somos un grupo de Mujeres...

Te recomendamos...
Posts Are Coming Soon
Stay tuned...
Posts recientes
Búsqueda por palabras clave
No tags yet.
Muy pronto 
  • Facebook Black Round

© 2016 by El Árbol Menta