Defendamos Nuestra Familia


"Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad. No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don", Papa Francisco, La Alegría del Amor: Sobre el Amor en la Familia.

Desde que escuché sobre el plan del Presidente Peña Nieto para abrir las uniones gay en México y permitir la adopción a parejas homosexuales, no he dejado de pensar en eso. Soy esposa y mamá de dos niños y me preocupa lo que está sucediendo.

Es tristísimo sentir que vivimos en una sociedad que ha sido atropellada en sus valores más intrínsecos, comprometiéndolos por defender los conceptos de la igualdad y los derechos y por no caer en la discriminación. Pero, ¿qué hay de la familia? Estos conceptos amenazan con corromper el núcleo más importante, la fuente primordial de valores y, para nosotros los católicos, el producto de un sacramento importantísimo, el Matrimonio.

Me duele ver a mi país, a mis hermanos mexicanos sometidos en esta gran nube de confusión. El hecho de irnos desensibilizando poco a poco, hasta llegar a ver todo como "normal", nos está cobrando factura. Me duele la apatía, la falta de unión para defender esos valores que han configurado nuestra nación.

El Matrimonio es un sacramento hermoso por el que nuestro Padre Dios bendice a un hombre y una mujer para amarse, sostenerse mutuamente y ser fecundos: ¡formar una familia! Pero, ¿qué pasa? Hoy, los padres estamos en una lucha por defender este núcleo tan valioso de la sociedad frente a las uniones del mismo sexo y la adopción por parte de parejas homosexuales.

Debemos orar y pedir por nuestros gobernantes. Están confundidos, están desorientados. Hay que pedir también a nuestro Señor por todos los matrimonios y las familias: día a día, a causa de la tecnología y el exceso de información, los anti-valores, la violencia, el estrés, las deudas, la falta de tiempo, sufren golpes duros en sus cimientos. No olvidemos tampoco a las parejas gays en nuestras oraciones. Una cosa es buscar, y con justa razón, la tolerancia y la inclusión social como parte que son de la familia humana y otra reclamar igualdad para formar una familia a los ojos de la sociedad. (¿Alguien ha considerado el impacto que esto tendrá en los niños y sus derechos?).

Es un buen momento para unirnos, cada una con nuestras familias, y encomendarnos a nuestra Madre del Cielo, pidiéndole su compañía para caminar en este difícil momento social. En nuestro caso, el mes de mayo fue particularmente significativo porque lo vivimos llevando a los niños al Rosario diario en la Parroquia de Santa Engracia, en San Pedro Garza García, N. L.; terminamos el día 31 con la Coronación a la Virgen.

Puedo decir que este mes ha sido el más enriquecedor y feliz de toda mi vida: me dejé tocar por el amor de nuestra Madre y lo mejor de todo, fue que logré que mis hijos y mi esposo fueran inundados por el amor inmenso y las bendiciones que sólo por su intercesión podemos obtener... He comprendido de corazón la frase "todo a Jesús por María".

Acerquémonos, oremos y reaccionemos fortaleciendo nuestra fe para defender lo más puro que Dios nos heredó a los hombres y mujeres al decir: "Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la Tierra y sometedla", Génesis 1, 28... EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA.

*Si deseas mostrar tu inconformidad con estos planes para nuestro México, visita CitizenGo y firma la petición; Frente Nacional x la Familia; o manifiéstate en redes sociales con #ReformaPeñaGayNO #YoDecidoXlaFamilia.

Coronando a la Virgen María en familia durante la clausura del Rosario diario en la

Parroquia de Santa Engracia.

Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave

© 2021 by El Árbol Menta