Evidencia del Milagro Eucarístico


"La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad".

Con esta frase de la encíclica "Fides et Ratio" de Juan Pablo II fue como inició el ciclo de conferencias que el Dr. Ricardo Castañón, Científico neuro psicofisiológico, impartió sobre el Milagro Eucarístico.

Cuando vi la invitación del evento me pareció muy interesante, pero no imaginé cuan profundo sería conocer cómo están ligadas la fe y la razón al Milagro que ocurre en cada Celebración Eucarística. Y después de asistir, confirmo que, si los católicos creyéramos completamente que Cristo está Vivo, que Él se encuentra en cada Sagrario y que se hace presente en cada Misa, las Parroquias estarían día y noche repletas, buscando contemplar el rostro del Maestro...

El hombre de fe no necesita pruebas, pero el Señor en su inifinito amor y misericordia sabe que nuestra naturaleza racionalista, busca comprender el Misterio Eucarístico. (Que íronía, pues el misterio es eso... un misterio y tal vez nuestra capacidad humana jamás llegará a comprender totalmente el poder de Dios).

Una de las cosas que más me impactó durante las pláticas del Dr. Castañón es su testimonio. Dios le ha permitido contemplar su cuerpo y encontrar evidencias científicas a un hombre que durante más de 40 años fue ateo. No conocía a Cristo, no conocía su amor, mucho menos el misterio que encerraba. Esto mismo permite que nos lleve de la mano a comprender la hermosura del Milagro.

El cuerpo humano es la creación más perfecta y tan es así que ocupa un especialista y subespecialista para cada órgano. El cerebro, por ejemplo, tiene cambios químicos en cada acto que realizamos; existen en él el pensamiento simple y el complejo. La fe se ejercita con el pensamiento complejo, así es como se llega a entender y a enriquecer el espíritu, mientras que el pensamiento simple ni siquiera puede captar las situaciones más sencillas.

¿Cuántos de nosotros podríamos pensar que la razón y la fe caminan hacia lugares diferentes, cuando en realidad se encuentran en la misma ruta?

El científico boliviano ha tenido la oportunidad de estudiar diferentes Milagros Eucarísticos, pedazos de pan que se han transformado a los ojos del mundo en cuerpo y sange de Cristo, así, literalmente. Uno de los Milagros que revisó fue en Argentina, en Octubre de 1999, a petición del Cardenal de Buenos Aires Jorge Bergoglio, nuestro ahora Papa Francisco. Después de tener la evidencia científica, Bergoglio le pidió al Doctor que compartiera su testimonio con los sacerdotes, hablándoles del Milagro que ocurre en sus manos y con las religiosas, que son custodias del pan vivo, como una forma de reforzar su fe y compromiso.

Castañón dijo que entre las evidencias científicas que se encontraron en ese pedazo de pan, convertido en cuerpo y sangre de Cristo, había glóbulos blancos. Pero, para que existan glóbulos blancos vivos, después de años de tener guardado el Milagro para investigación, se necesita una médula ósea, lo cual es imposible encontrar en un pedazo de pan como tal. Ese pedacito de pan se convirtió en la transubstanciación en un músculo del corazón, un corazón infartado a causa de un gran dolor, de acuerdo a lo encontrado en los laboratorios que analizaron la muestra. El estudio reveló que ese corazón era de un hombre que había sufrido demasiado.

Querida Amiga, ¿a poco no se te pone la piel chinita al conocer lo que guarda un pedacito de pan? Santa Margarita Alacoque, quien difundió la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, tuvo la gracia de observar ese corazón, el cual nos pide que confiemos en Él. Entendiendo y asimilando con la mente y el corazón estos acontecimientos será muy difícil que al estar en presencia del Milagro Eucarístico no doblemos las rodillas ante la gloria y majestad de un Dios que nos ama tanto, que lo dio todo, todo al extremo, y que nos hizo la promesa más maravillosa: “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo“, Mt 28, 20.

Por eso no desfallezcamos en orar por todos los sacerdotes y por nuestra Iglesia para que sigamos teniendo en todos los altares del mundo la presencia viva de Cristo.

Si deseas escuchar al Dr. Castañón te recomiendo este video donde da su testimonio y platica más a detalle sobre los Milagros Eucarísticos

Jaquie Jasso vive en Monterrey, N.L., es comunicadora, mujer emprendedora católica, feliz de compartir la buena Nueva del Evangelio. Actualmente coordina el Movimiento-Taller "La Plenitud de Vivir en Castidad".

Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave

© 2021 by El Árbol Menta