Mi Oración a Cristo Rey

Que curioso Rey eres, Señor.


No tienes una corona con piedras preciosas, tienes una corona de espinas.

No tienes un palacio grande y lujoso, llegas a un pesebre y una cruz es lo que te sostiene.



Los reyes de la tierra tienen ropa y zapatos hechos por reconocidos diseñadores, Tú tienes solamente una túnica y unos pies descalzos encallecidos por el cansancio.


Los súbditos de los reyes les obedecen, Tú no tienes súbditos sino discípulos y amigos y, aun siéndolo, pocos te obedecemos.

Foto: Cathopic/Fray Foto

Los soldados salen prontos a defender a su rey ante cualquier ataque, y a ti, tus más allegados te dejaron solo, y al contrario, Tú saliste a dar la vida por ellos en lugar de ellos darla por ti.


Esperas pacientemente para reinar en el corazón de alguien, aunque muchas veces no se te abre la puerta con facilidad.

No prometes nada y sin embargo lo das todo.


Estando a tu servicio, la recompensa única es Tu amor.


Ven en mi ayuda, Rey mío, todo es más fácil cuando soy consciente de lo que en realidad deseo en el fondo de mi corazón.


Cristo Rey Nuestro, ¡venga Tu Reino!








Marifer Icaza es consagrada y vive su vocación en Instituto Secular de Vida Comunitaria Eliya, ejerciendo su apostolado en Centro de Rehabilitación la Rosa. Confía en que sólo un encuentro personal con Jesucristo libera al ser humano de todas sus ataduras y le regala la plenitud para vivir en el amor.


Conoce a nuestro Equipo
Untitled.png

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook