Tres cosas que la Planificación Familiar Natural No es


Cuando me casé, tenía todo tipo de ideas sobre lo que sería la Planificación Familiar Natural (PFN) en mi Matrimonio.

Ninguna de éstas ideas terminó siendo adecuada y no me equiparon debidamente para las duras realidades que con las que chocaría. Como resultado, realmente batallé para entender la enseñanza de la Iglesia en este tema: cómo es que la abstinencia es el único medio para evitar lícitamente el embarazo; por qué las parejas no deben recurrir a ciertos tipos de tratamientos para la infertilidad y mil cosas más. Me di cuenta de que si la PFN me hubiera sido presentada de una forma más clara desde el inicio, a diferencia de la versión endulzada que recibí, hubiera estado mucho mejor preparada para las interrogantes con las que estaría obligaría a enfrentarme. La verdad es que, cuando se trata de sexualidad y PFN, tenemos tres opciones. Podemos hacer el amor cuando queramos y tener todos los hijos que vengan de esto. Podemos usar medios anticonceptivos artificiales para prevenir el embarazo e ir directamente en contra de la enseñanza de la Iglesia Católica, o podemos aprender cómo monitorear los ciclos de la mujer a través de métodos de fertilidad, usando la abstinencia periódica para espaciar a los hijos y planificar a la familia bajo la práctica de la PFN. Obviamente, gran cantidad de parejas de esposos tendrán que espaciar o retrasar el embarazo por muchas razones y para eso, existen las opciones que mencioné.

Pero lo que finalmente entendí fue que la enseñanza de la Iglesia está anclada en la honesta respuesta a la pregunta:

¿Entre los anticonceptivos y la PFN, qué método le permitirá a la pareja planear responsablemente su familia a la vez que cultivan un amor profundo y divino y una unidad entre los dos esposos y Dios?

Como los métodos de fertilidad no hacen nada para alterar el sexo de la forma en que Él lo diseñó, tampoco dañan la relación esponsal o la relación de la pareja con Dios. Pero como muchos otros aspectos de la vida Cristiana, la PFN no es una práctica que se da con facilidad.

Por eso, con motivo de la semana de la PFN, pensé que sería útil compartirte Tres cosas que la PFN No es. Aquí van:

-La PFN no es el método del ritmo.

Sí, pudo haber empezado así, pero la ciencia de aprender a llevar registro de los signos de fertilidad de la mujer ha avanzado muchísimo desde los tiempos de nuestros abuelos. La detección de la fertilidad usa metodología científica avanzada para enseñar a la mujer cómo leer los biomarcadores de su cuerpo (desde sus niveles de hormonas, temperatura basal corporal, moco cervical y sensación vaginal, dependiendo del método) para poder determinar su ventana de ovulación. Ésta información le permite determinar sus problemas de salud, o evitar o lograr un embarazo, todo esto, sin cambiar la metodología. De hecho, hay evidencias que muestran que si la mujer aprendiera a reconocer su fertilidad en la pubertad, no sólo podría identificar y tratar problemas de salud más efectiva y holísticamente, sino entender el sentido y belleza de su cuerpo al punto que la promiscuidad bajaría dramáticamente.

-PFN no es un control natal

Contrario al mensaje que recibí, quienes practican la PFN no están tratando de controlar la natalidad. Están simplemente usando métodos para aprender sus patrones de fertilidad y usar esa información para cooperar con Dios en la planificación de sus familias. Consecuentemente, los puntos para juzgar el éxito o fracaso de la PFN para los Católicos no son “blanco o negro” como sucede con el control natal. Esto significa que la PFN no falló si no se logra un embarazo, o si se estaba tratando de postergar el embarazo y ocurrió. De ésta forma, las parejas continúan abiertas a la vida que Dios planeó para ellos, ya sea que eso signifique en su familia tener diez hijos o ninguno, porque entienden que el plan de Dios es mejor aunque sea intensamente demandante. Sin embargo, es importante aclarar que, usados correctamente, bajo la guía de un instructor, los métodos de detección de la fertilidad son tan efectivos para prevenir el embarazo como los medios anticonceptivos artificiales.

-La PFN no es un remedio mágico para tu Matrimonio.

He escuchado que las parejas que practican la PFN tienen sólo un índice 2% de divorcios. Para mi la PFN no es un factor que previene el divorcio, pero está relacionado con otros factores que concretamente predicen el éxito del matrimonio, por ejemplo, asistir a Misa semanalmente. Es importante explicar la diferencia. Hablar de la resurrección sin esconder la crucifixión. La razón por la que la PFN contribuye a la longevidad de un Matrimonio es porque presenta oportunidad tras oportunidad para la pareja de “morir” a sí mismos, la cual es la condición para que crezca el amor. Puede no resultarnos agradable, pero es lo que hace a un matrimonio exitoso. Si tuviera que resumir lo que es la PFN, la llamaría el microcosmos del Matrimonio. Su propósito no es darte comodidad o llenar tus deseos o hacerte sentir seguro. Su propósito es moldearte, sacudirte a tu esposo y a ti, retar su naturaleza egoísta de raíz y forzarlos a transformarla, haciéndolos capaces de reflejar más y más la imagen de Dios cada día. De ésta manera, el Matrimonio, y la práctica de la PFN dentro de él, es simultáneamente un gran dolor y una gran alegría. Es un dolor porque está especialmente diseñado para romper tu ego. Es una alegría, porque si lo permites, logrará aplastar tu ego. Precisamente cuando practicar la PFN se hace difícil, es cuando está funcionando como debe ser, te está dando una cruz para que tu ego pueda morir un poquito y el amor Divino pueda empezar a florecer.

Emily Frase nació en el sur de Louisiana y vive en el norte de Virginia con su esposo y sus dos pequeños. Después de cinco años trabajando en DC, renunció para hacer carrera en su casa y se sorprendió de lo bien que la preparó trabajar con políticos para criar a sus hijos. Su experiencia en arquitectura le ha favorecido en su trabajo actual de moldear pequeños humanos y diseñar su blog. Le apasiona vivir y compartir todos los aspectos de la fe Católica de forma alegre y honesta, especialmente lo relacionado con el Matrimonio, la Maternidad y la Planificación Familiar Natural.

Síguela en: Total W(h)ine Blog, Instagram y Facebook.

Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave

© 2021 by El Árbol Menta