"Santidad, ¡Ahora!": Un Manual para Encaminarnos al Cielo


Hace dos años, me enteré de la existencia de la Capilla de San Antonio (St. Anthony's Chapel) en Pittsburgh, Pennsylvania. Como se encuentra relativamente cerca del lugar donde vivimos, un verano fuimos a conocerla. La experiencia de la visita fue un dos en uno: hermosa e intensa a nivel espiritual... Esta Capilla, cuya construcción inició en 1880, es hogar de ¡5 mil reliquias de Santos!

-"¿Te imaginas que un día estuvieras aquí, 'Santa Nelly'?", me dijo una buena amiga religiosa que nos acompañó ese día.

-"Ay, nooo... ¡Primero tú!", fue la contestación que, escéptica y con una risita nerviosa, le di.

¿Por qué será tan difícil imaginarnos santos?

Ahora que terminé de leer "Santidad, ¡Ahora!: Santidad de la Vida Diaria"* del Padre José Kentenich, fundador del Movimiento de Schoenstatt, me queda un poco más claro...

Es que quizá todavía tenemos la idea de que la santidad está reservada para algunos y que consiste en hacer cosas extraordinarias y en renunciar a absolutamente todo... pero no es así.

Este práctico e inspirador libro me encantó porque es como un refresh de las pequeñas cosas que podemos hacer para encaminarnos al cielo.

Aquí te comparto 10 ideas del Padre Kentenich que me parecieron interesantes:

1. "Tanquerey (teólogo católico frances) define la santidad como <<la participación en la vida divina, que nos confiere el Espíritu Santo que mora en nosotros, por los méritos de Jesucristo, y que hemos de proteger contra las inclinaciones destructivas>>. Es Dios quien nos hace santos, pero no sin nuestra participación. Por tanto, debe existir una interacción armónica entre la participación de Dios y la nuestra".

2. "Recibimos la vida divina a través de Cristo. Él nos mereció las gracias de la redención, y nosotros las acogemos al permanecer tan íntimamente unidos a él como el sarmiento de la vid. Él mismo es un ejemplo atrayente y motivador de la verdadera santidad. Nunca debemos olvidar que el papel que Dios juega en nuestra santidad es el más importante".

3. "Todos los días, en la santa Misa, el santo de la vida diaria sube con Cristo al madero de la cruz; cada día lucha en las pequeñas cosas para alcanzar el ideal de una personalidad moral y espiritual totalmente animada y penetrada por Dios".

4. "Hemos distinguido tres aspectos fundamentales de la santidad de la vida diaria: la vinculación con Dios, la vinculación al trabajo y la vinculación al prójimo".

5. "Nuestros tiempos necesitan personas con una profunda paz interior y que hayan probado su audacia interior y exterior. Que no le teman a la inseguridad y a la incertidumbre, pues los alimenta una santa soledad con Dios que les permite imprimir los rasgos de Cristo en el mundo..."

6. "Una persona que permanece vinculada a Dios, incluso en las actividades más mundanas, es santa. Es un Vinctus Christi, un prisionero de Cristo que nunca se separa de Él".

7. "El santo de la vida diaria no se preocupa innecesariamente por los asuntos del pasado ni del futuro. El pasado está en el corazón de la divina Misericordia y el futuro en las manos de una Providencia bondadosa y paternal. Concentra toda su atención y energía en las 24 horas del día presente".

8. "El santo de la vida diaria: hace lo que no le gusta hacer, evita lo que no le gusta evitar, sufre lo que no le gusta sufrir... Ello le preserva del autoengaño, lo vacía de sí mismo y le enriquece a los ojos de Dios...".

9. "Sólo una genuina santidad de la vida diaria puede satisfacer totalmente, en lo que tiene de más profundo, nuestro anhelo de felicidad, porque la santidad no sólo tiende a las estrellas sino también hacia la tierra. No sólo busca una morada en Dios; también da forma a la vida ordinaria de cada día. Por amor a Dios, también se ocupa de hacer progresar la economía, la seguridad y la salud".

10. "En la medida en que crece nuestro amor a la santísima Virgen, y mientras más tiernamente la amemos, verán con qué poderosos impulsos y con cuánta protección y ayuda contaremos para vivir la santidad de la vida diaria".

*Si te interesa este libro, lo puedes encontrar en versión para Kindle en Amazon México.

¿Has leído algo que te haya fortalecido a nivel espiritual? ¡Compártelo con nosotras! :)

Nelly Sosa nació en Monterrey y es esposa y mamá católica. Su reencuentro con Dios en el campo y su gusto por escribir la trajeron a El Árbol Menta, donde comparte experiencias familiares y recursos de crecimiento espiritual para vivir alegre todos los días. Tiene más de 15 años en el ministerio de la música y cree firmemente que la oración y el voluntariado pueden cambiar al mundo.

Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave

© 2021 by El Árbol Menta