En Sintonía Divina Todo el Día


"Todos necesitamos retirarnos para ascender a la montaña en un espacio de silencio, para encontrarnos y percibir mejor la voz del Señor", Papa Francisco, Marzo 26, 2014.

Con tantas tareas en las manos es fácil perder el enfoque para encontrarnos con nuestro Señor en la oración. Estar en sintonía divina todo el día puede convertirse en un reto. Por años fui del club de "quisiera tener tiempo para rezar". Y así pasaban un día y otro y lo único que hacía era terminar cada 24 horas con un agradecimiento adormilado, un Padre Nuestro y un Ave María. Pero mi corazón ansiaba algo mucho más grande que esas 'migajitas' de la presencia de Dios.

Años más tarde, caí en la cuenta de que mi problema no era tratar de encontrar al Señor en el momento de hacer oración (como si fuera cosa de suerte), sino disponerme a buscarlo y a permanecer todo el día en su presencia. Se trataba de convertir la comunicación con Él en una constante.

Hay un antiguo dicho que dice: "Si no quieres cambiar, entonces no reces". Y, ¡qué cierto es! Con el paso del tiempo he confirmado que, entre más me acerco en la oración al Padre, más deseo estar en sintonía con Él.

Si te interesa estrechar tu relación con Dios, aquí te comparto las actividades que a mi me han ayudado y algunas otras valiosas sugerencias del Padre Arturo Martínez Larraguivel para crecer diariamente en la fe. Ojalá te resulten de utilidad.

1. Dar gracias a Dios por el milagro de un nuevo día. Desde el momento en que abres los ojos, alábalo por sus obras. Los hermosos cerros, los bosques, la luz del sol, el sonido de los pájaros...

2. Hacer tu plan espiritual del día por escrito y tratar de seguirlo, por ejemplo: visita al Santísimo antes del trabajo, lectura del Evangelio diario durante la comida, ejercicios de Cuaresma al salir de la oficina.

3. Ir a la "Montaña" diariamente. Acude a tu Parroquia y haz una visita al Santísimo. Deja que el agradecimiento y la oración fluyan y continúa con tus deberes.

4. Asistir a la Misa Diaria. Trata de acudir siempre que te sea posible. No hay nada que pueda compararse a la fuerza espiritual que brinda la Eucaristía.

5. Llenarte de Dios leyendo, leyendo, leyendo... La Biblia, libros para crecer en la fe, sobre la vida de los Santos, de oraciones. Deja un libro en cada rinconcito de tu casa y así siempre tendrás algo hermoso que leer por donde quiera que pases (aunque sea párrafo a párrafo, no hay prisa).

6. Si no puedes vivir sin tu smartphone, úsalo para crecer en la fe. Suscríbete a un newsletter del Evangelio diario y de noticias católicas. El Evangelio lo encuentras en Evangelización Activa; Word on Fire (en inglés) ofrece muchísimos materiales escritos, en video y podcasts del Padre Barron para profundizar en la fe. Aciprensa es una buena referencia sobre el acontecer católico.

7. Rezar el Rosario cuando te resulte más oportuno o distribuirlo en decenas a lo largo del día. Puedes rezarlo en diferentes oportunidades, reflexionando sobre cada uno de los Misterios. (Como sugerencia adicional, rezar cada Misterio por una intención diferente ayuda mantener el enfoque de la oración).

8. Llevar un libro de oraciones y/o Rosario en el carro. Bájalo a donde quiera que vayas y tengas que esperar. En la fila de la escuela al recoger a los niños, antes de una cita con el doctor. ¡Fuera timidez! Somos tan afortunadas de poder profesar nuestra fe libremente...

9. Hacer oración en familia, al salir de casa o en el carro. Encomiéndense a nuestro Señor y a nuestra Madre del Cielo y así todos empezarán el día con fuerza para enfrentar los retos diarios.

10. Salir a correr o a caminar y hablar con nuestro Señor en ese tiempo. Cuerpo y alma te lo agradecerán. Los momentos en el tráfico diario rumbo al trabajo también pueden ser útiles para hacer este ejercicio.

11. Ofrecer tu trabajo diario al Señor por una intención en particular, especialmente si te costará mucho tiempo o esfuerzo. Las mortificaciones fortalecen el espíritu.

12. Llevar un diario de oración. Anota en él tus intenciones del mes y repásalas cada que tengas oportunidad.

13. Aprovecha la ola de películas y series sobre la vida de Jesús y de los santos para llenar tus ojos y tu corazón. Si no has visto la serie "The Bible" (La Biblia) o "War Room" (Cuarto de Guerra) dales una oportunidad.

14. Encuentra la forma de servir a quienes te necesitan y deja que tu corazón emane Misericordia siempre, en todo lugar. Por ejemplo, no acumules nada que no uses, mejor dónalo. Confía en la providencia divina.

15. La Confesión nos da paz y restablece nuestro vínculo de amor con el Padre. Acepta este regalo infinito.

Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave

© 2021 by El Árbol Menta