En Busca de la Auténtica Libertad




Con frecuencia nos sentimos mal cuando hacemos un alto, pensamos en lo que hemos planeado para nuestra vida y vemos que las cosas no han salido según lo pensamos.


Nos dejamos llevar por todo eso y empezamos a imaginar que no tenemos rumbo, nos preocupamos por el futuro.


Nos volvemos esclavas de la sociedad al dejar que ella nos dicte cómo debemos vivir nuestra vida y empezamos a vivirla así, en lugar de hacerlo de acuerdo los planes de Dios.


Viene a mi mente aquella parte de un libro donde mencionan ésta frase de San Francisco de Sales:


"Libertad y obediencia no están en oposición mutua. La libertad es auténtica en cuanto me da la posibilidad de escuchar a Dios y de asentir a Su voluntad. La libertad es el estado en el que el corazón ya no está sujeto por nada, así que puede seguir la voluntad de Dios".

Libertad es poder hacer aquello para lo que has sido creado, coincidir por completo con Su verdadero ser.


Ser alguien más, diferente de quien eres, conduce forzosamente a la desviación de la libertad hacia una cierta esquizofrenia.


A San Pablo le gusta hablar de la gloriosa libertad de los hijos de Dios (Rom. 8,21), una libertad que consiste en ser esclavos de Dios (Rom. 6,22) como menciona en el libro "En Ti me siento seguro" Wilfred Stinissen.

No es malo hacer planes sobre lo que deseamos y queremos, pero como mujeres de fe debemos confiar en que el Señor sabe qué es lo mejor para nuestra vida.


Cuando deseamos algo y no lo obtenemos, aunque hayamos hecho el esfuerzo necesario para conseguirlo, no hay de qué preocuparse.


Dios está formando una hermosa obra con tu vida.


Sí, a pesar que las cosas no se vean bien o no salgan como lo tiene estrictamente planeado la sociedad, a pesar que no hayas logrado aún el “éxito” que todos a tu alrededor están obteniendo.


Dios desea para ti algo que va más allá de lo que puedes imaginar. Él te ha hecho libre, que las ideas y el éxito del mundo no te encadenen.


Haz a un lado tus preocupaciones y confía en que, como un buen Padre, Él sólo desea lo mejor para su hija y tarde o temprano conocerás Su voluntad.

Jazmín Espinoza es esposa y mamá católica de tres hijos, pertenece junto con su familia a la comunidad "Vivir en Cristo". Comparte sobre su fe en Mamá Católica y Psicóloga.


Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave