9 Maneras de Celebrar a Nuestra Señora de Guadalupe


Foto: Denisse Cueto

Tengo recuerdos hermosos de mi infancia, de esas tardes inolvidables en la Basílica de Guadalupe, en Monterrey, México.

La imponente réplica de la imagen de nuestra Señora, el sonido de los instrumentos y los pasos de los matlachines, el olor a los caramelos recién hechos que venden en los alrededores, cientos de personas caminando por las calles en peregrinación...

¡Una interminable fiesta de color para los sentidos en honor a Nuestra Virgen Morena!

Desde hace varios años, mi familia y yo vivimos en Estados Unidos. Pero devoción a la Virgen de Guadalupe, crece más y más en nuestro corazón con los años.

Fue ella quien nos puso en el camino a mi esposo y a mi y quien me dio tanta paz hace unos años cuando mi Mamá fue diagnosticada con cáncer.

Hemos visto sus gracias en nuestras vidas y en nuestros corazones una y otra vez.

Tenemos mucho que festejar como familia, pero también por el gran milagro de conversión que ella trajo al mundo

María fue instrumental en la evangelización de Latinoamérica. Y no sólo allá. Más adelante, su imagen plasmada en la tilma de Juan Diego "determinó la Cristianización del continente entero", como dice el maravilloso libro "Guadalupe Mysteries: Deciphering the Code" (Los Misterios de Guadalupe: Decifrando el Código) de Grzegorz Górny y Janusz Rosikón (Ignatius Press, 2016).

Nuestra Señora de Guadalupe nos ha mostrado su más hermoso, dulce y amoroso rostro al aparecerse a San Juan Diego en Diciembre de 1531, en el Cerro del Tepeyac como una mujer joven, esperando a un Bebé e irradiando una luz extraordinaria.

Cuando el tío del santo enfermó, ella lo confortó diciéndole a su humilde siervo palabras que aún resuenan entre los fieles:

"Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño,

que es nada lo que te asusta y aflige,

no se turbe tu corazón...

¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?

¿No estás bajo mi sombra?

¿No soy yo tu salud?

¿No estás por ventura en mi regazo?

¿Qué más has menester?

No te apene ni te inquiete otra cosa..."

Ella se quedó con nosotros en esa pieza de tela de agave para mostrarnos cómo se ama, cómo se defiende la vida en toda etapa y circunstancia y cómo se acoge a los más vulnerables.

Hay mucho que aprender de Nuestra Señora de Guadalupe. Su imagen es hermosa, directa y cautivadora. ¡Es un verdadero mensaje del cielo!

9 Formas de Celebrar a Nuestra Señora de Guadalupe

Si quieres conocer mejor y celebrar a Nuestra Querida Guadalupana (como la llamamos en México) aquí van algunas ideas:

1). Visita un santuario o templo mariano y ve a Misa. Si no tienes una parroquia o santuario dedicado a la Virgen de Guadalupe donde vives, ni la posibilidad de hacer un viaje pronto, podrías visitar un templo dedicado a alguna advocación mariana.

Si vives cerca de Windsor, Ohio, ahí hay un lugar que he escuchado muchísimo. "Servants of Mary Center for Peace" es el hogar de la estatua de Nuestra Señora de Guadalupe más grande del mundo.

2). Organiza un Baby Shower a María. Erica, de Be a Heart invitó a sus seguidores a organizar fiestas a beneficio de futuras mamás necesitadas de pañales y artículos para bebé. Hasta diseñaron unas invitaciones y materiales hermosos que puedes editar e imprimir.

3). Haz un donativo económico a una causa Pro-Vida. Nuestra Madre lleva en su atuendo un moño negro atado a la cintura. Éste era un símbolo de embarazo para las mujeres aztecas. Donar durante el mes de diciembre a una causa que apoye a mamás solteras, ancianitos o migrantes es una gran idea para unir nuestro corazón al de María.

4). Lee el "Nican Mopohua" o ve un documental sobre el Mensaje de Guadalupe. Hace unas semanas vinieron a cenar una pareja de amigos a nuestra casa. Él se está convirtiendo al catolicismo y al ver nuestra imagen de la Virgen de Guadalupe, nos preguntó sobre ella. Cuando mi esposo le empezó a contar, ¡su cara brillaba! Ésta historia merece ser compartida con la familia y amigos. No hay que guardarla sólo para nosotros.

5). Acércate a la Adoración Eucarística, si aún no lo haces. Anótate como adorador una vez a la semana. Te va a cambiar la vida. Renovará tus fuerzas. Y poco a poco, María y Jesús llenarán tu corazón de claridad y alegría.

6). Reza el Rosario frente a una imagen de la Virgen de Guadalupe. Ésta es una imagen como ninguna otra. ¡Es una foto de María tomada por Dios! Si tienes una en casa, siéntate frente a ella y medita, ora, eleva tu corazón al cielo y pregúntale qué es lo que quiere revelarte.

7). Organiza un día de voluntariado. Un hermosa forma de compartir con el mundo el ejemplo de maternidad espiritual tan poderoso que tenemos en ella. Visita una casa de abuelitos, un orfanato o un banco de alimentos para ofrecer tu ayuda.

8). Haz una pequeña fiesta mexicana... ¡con tacos! Saca tu mejor receta y prepara una cena mexicana para honrar a Nuestra Señora en familia.

9). Llévale rosas a María. En nuestra familia acostumbramos llevarle flores a María en algunas de sus fiestas. Es hermoso ver a mis hijos escogiendo las flores y emocionados de llevarlas a la iglesia o al ponerlas en la imagen que tenemos frente al jardín.

Nuestra Señora de Guadalupe está siempre atenta a nuestras necesidades. Nunca estamos solos.

Celebrémosla. Celebremos el amor de Dios y su misericordia al dejárnosla como Madre. ¡Qué bendición tan grande!

*Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Catholics Online. Una comunidad de Católicos que buscan inspirar a todas las personas para amar y crecer en cercanía con Nuestro Señor Jesús.

Nelly Sosa nació en Monterrey y es comunicadora, esposa y mamá católica homeschooler de dos niños que no dejan de sorprenderla todos los días.

Su gozo por reencontrarse con Dios en un pequeño pueblo en Pennsylvania la inspiró a compartir sobre su camino de fe en El Árbol Menta. Cree firmemente que la Palabra de Dios, los Sacramentos y el apostolado cambiarán al mundo.

Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave

© 2021 by El Árbol Menta