Cuando Dios te llama a la Confesión...


¿Has sentido la necesidad de acudir a la confesión pero no te atreves o pones mil excusas?

Bueno, algo parecido me pasó a mi hace unos meses y te lo quiero compartir.

Estaba leyendo a finales del año pasado un libro de Claudio de Castro que se llama "El Gran Secreto". Hermoso libro, te lo recomiendo...

Y sentí que Dios me estaba pidiendo precisamente eso: "Acércate al sacramento de la confesión". Pero yo hacía como que no lo escuchaba.

Él me llamaba y yo no quería hacerle caso...

La verdad es que la confesión siempre me cuesta un poco. Es algo en lo que tengo que trabajar más.

Necesito pedirle a Dios que me de la gracia necesaria para acudir a recibir su perdón sin miedo.

En el libro de de Castro, leí por esos días una frase que dice más o menos así:

"Tu estado de gracia es un tesoro que debes custodiar".

Más adelante, encontré esta otra:

"En la gracia todo es posible".

Después unas palabras del Evangelio de San Juan, 15,7:

<<Mientras ustedes permanezcan en mí y mis palabras permanezcan en ustedes, pidan lo que quieran y lo conseguirán>>.

Y luego estas palabras del autor:

"Su gracia es suficiente. Si hemos perdido la gracia en el camino, si vivimos en pecado. Hay una forma muy fácil de regresar a Él. Busca un sacerdote y haz una buena confesión".

Fue ahí donde sonreí y le dije a Dios: "Ok, yo voy mañana a confesarme, pero Tú me mandas al sacerdote".

(Acá donde vivimos es tan difícil confesarte. Sólo dan 30 minutos antes de la Misa de 1 de la tarde los domingos para todos los que se quieran confesar y hay veces en que no hay confesiones).

Así lo hice. Llegue a la iglesia. Diez minutos antes de que la Misa comenzara yo pensaba: "Jesús, aquí estoy como te lo prometí, ahora envíame a un sacerdote".

Acto seguido llegó el padre y yo no podía más que sonreír como una loca...

Al finalizar me quedé platicando con Jesús en el Sagrario y le di las gracias. Él me dijo en el silencio de mi corazón: "No fue tan difícil, ¿verdad?".

Regresé a casa feliz y con un corazón limpio para recibirlo en Navidad.

¿Por qué te digo esto? Porque, tal vez estés pasando por lo mismo.

No tengas miedo, no es difícil si pones toda tu confianza en Dios y tus ojos en la Cruz. Redescubre Su amor y Su misericordia que te esperan todo el tiempo en los sacramentos, en la confesión.

Todavía estás a tiempo de hacerlo antes de Semana Santa...

"El sacramento de la reconciliación con Dios produce una verdadera <<resurrección espiritual>>, una restitución de la dignidad y de los bienes de la vida de los hijos de Dios, el más precioso de los cuales es la amistad de Dios", Catecismo de la Iglesia Católica, 1468.

Lizett Pérez. Católica, Casada y Madre de 4 hijos. Originaria de Monterrey, México, reside en Florida, Estados Unidos. "Lo que más me gusta de mi Fe es como Dios me demuestra cada día cuanto me ama y me recuerda que no estoy sola. Es mi Mejor Amigo. Adorarlo y recibirlo en la Eucaristía es mi mayor bendición"

Conoce a nuestro Equipo

Somos un grupo de Mujeres...

Te recomendamos...
Posts Are Coming Soon
Stay tuned...
Posts recientes
Búsqueda por palabras clave
No tags yet.
Muy pronto 
  • Facebook Black Round

© 2016 by El Árbol Menta