Cuerpo y Alma: Viviendo una Auténtica Sexualidad


Este post fue publicado originalmente en inglés en To Jesus, Sincerely y fue traducido y publicado en El Árbol Menta con permiso de su autor.


Un moderno examen de conciencia. (Pero no tan moderno... ¡aquí somos fieles a las enseñanzas de la Iglesia Católica!)

Castidad y modestia. Dos virtudes que son necesarias para cerrar filas entre lo físico y lo espiritual. Son necesarias para vivir como un ser humano completamente vivo e integral. Y están directamente relacionadas con el amor auténtico.


La castidad nos ayuda a vivir auténticamente nuestra sexualidad. Nos ayuda a conocernos en cuerpo y en alma. El Catecismo de la Iglesia Católica dice que es tanto un "aprendizaje de auto-control" como "una escuela sobre el don de la persona". Llegamos a conocernos a nosotros mismos, para ordenar nuestros apetitos, y para ser capaces de darnos al otro en un amor perfecto.


La castidad es la base de una relación, de la comunión espiritual. Y encuentra su crecimiento particular y su belleza en la amistad.


La castidad es para todos: solteros, casados, comprometidos. Este mes, exploraremos la castidad más allá del contexto del sexo.


La modestia es la virtud que nos ayuda a moderar nuestros apetitos, comportamientos y deseos. Aleja nuestros ojos y nuestros corazones de nosotros mismos y los dirige hacia Dios.


La modestia nos ayuda a cada uno de nosotros a ser nosotros mismos de manera auténtica. Nos ayuda a buscar y a desear dibujar la verdad en todo lo que somos, en todo lo que decimos y hacemos.


El diccionario del Padre Hardon nos da cuatro aspectos de la modestia: humildad, estudio, vestido y comportamiento. Lee mi artículo "Real Modesty is for Everyone" para conocer lo que significa la modestia en estos contextos.


Este mes, buscaremos ser imágenes de Dios por completo. Buscaremos crecer en la autenticidad y en el amor. Fortaleceremos la integración entre cuerpo y alma. Y lo haremos a través de la gracia de Dios, mientras oramos por castidad y modestia, y las ponemos en prática.


Castidad

La castidad es tanto una tarea personal como un esfuerzo cultural. Cada uno de nosotros está llamado a practicar la castidad en el estado particular de vida que estamos viviendo y a construir una cultura de castidad en el mundo alrededor de nosotros.

  • Para los solteros

La castidad provee una oportunidad para una hermosa amistad. Quiero decirlo sin sonar como santurrona y mandona, así que te compartiré una experiencia que tuve en la Universidad. Vivía una vida de castidad, de abstinencia. Era virgen en una cultura donde parecía que todos los demás... no lo eran. No lo gritaba a los cuatro vientos, pero algunas personas lo sabían: mi corazón y mi cuerpo pertenecían a Dios. Eso me abrió la puerta a amistades más profundas y auténticas. Perdí la cuenta de la cantidad de veces que quise decirle a esas amigas, que eran novias celosas: "Deja de acostarte con él. Búscate a ti misma en Dios. Lucha por reservar el sexo para el matrimonio y descubrirás múltiples formas de dar y de recibir amor. El amor de la amistad, la compañía, el respeto mutuo". Chicas, no sacrifiquen la amistad por el sexo fuera del matrimonio.


  • Para los casados

El amor conyugal es una expresión de castidad. En el sexo, el esposo y la esposa deben expresar una entrega total, y su unión física debe ser un espejo de su comunión espiritual. La castidad en el matrimonio significa que el sexo no puede ser separado de la forma en que tratamos al otro el resto del día. En lugar de eso, debe ser una culminación del amor que nos hemos demostrado uno al otro, de los sacrificios que hemos hecho por el otro, de la manera en que nos servimos a cada uno de nosotros durante todo el día. Debe reflejar un espíritu de caridad prevalente en nuestras vidas. Y debe estar basado en el amor a Dios. Incluye una oración como parte de hacer el amor. No tiene que ser una oración larga. Mi esposo y yo decimos la siguiente:

"Espíritu Santo llénanos con Tu amor... Y concédemos una santa unión".

Puedes usar nuestra oración o hacer una de ustedes. Para profundizar sobre la castidad en el matrimonio, te recomiendo el libro "Holy Sex" del Dr. Greg Popcak.

  • Para los comprometidos

El Catecismo llama al tiempo de compromiso como uno de "prueba", y no es broma. ¿Qué puede ser más intenso que esperar a poder unirte completamente a quien amas? Que saber que dedicarás todo tu ser a tu amado en el matrimonio pero... todavía no.

No voy a mentir, esa fue una de las épocas más difíciles de mi vida para aferrarme a la virtud de la castidad. Fue un tiempo de intenso crecimiento en auto-conocimiento, auto-dominio y comunicación. Si te acabas de comprometer, tienes que saber que la virtud de la castidad será difícil, así es como debe de ser. Sé paciente contigo mismo. Aprende de tus errores. Perdónate cuando caigas. Y ajusta tus acciones para actuar mejor la próxima vez, para evitar las ocasiones de pecado. Pero sobre todo, trabaja para mantener a Cristo como el centro de tu relación, y para crecer en el amor a Él mientras te preparas para el sacramento del matrimonio, que es para toda la vida.

  • Promueve una cultura de castidad

Si ya dominaste el aspecto de la castidad, no estás fuera de este reto. También necesitamos contribuir a una cultura de castidad. No toma mucho darse cuenta de que todo el concepto de amor sacrificado está siendo atacado. Es claro que la cultura está tratando de separar lo corporal de lo espiritual. El divorcio va en aumento, el matrimonio está siendo "redefinido", la homosexualidad es aplaudida, y el género femenino o masculino es... ¿variable? Es hora de recordarle al mundo que nuestros cuerpos expresan la verdad de nuestra identidad sexual y que no vamos a negarlo. Estamos hechos a imagen de Dios, con un plan perfecto para demostrarnos amor unos a otros, y honraremos y viviramos de acuerdo a esa imagen.

Modestia

Espero que leas mi post sobre modestia. No lo voy a reescribir aquí, pero destacaré nuestras responsabilidades clave en cada uno de los cuatro aspectos de la modestia.

  • Humildad

Moderar tu deseo de elevarte a tí mismo como tu propio ídolo. Debemos ser humildes para reconocer nuestras fortalezas y debilidades, agradeciéndole a Dios por darnos todo lo bueno que hay en nosotros, y pidiéndole que nos ayude a cambiar lo que está mal. Necesitamos conocer nuestros propios errores y aceptar la corrección con agradecimiento. De cara a nuestras debilidades, no podemos escondernos en la vergüenza cuando nos quedamos cortos. Al contrario, la humildad es esa parte de la modestia que nos motiva a estar en paz mientras buscamos mejorar para ser más como Jesús.

  • Estudio

¿Sorprendido? La modestia "modera" nuestra curiosidad natural. Estudia sobre el tema este mes. Pasa menos tiempo leyendo las noticias y más con tu Catecismo o tu Biblia. Menos tiempo buscando chisme, y más tiempo buscando cosas buenas que decir. Menos tiempo analizando cada post de Facebook y más tiempo estudiando la voz de Dios en tu corazón.

  • Modestia en el vestir

Asegúrate de que tu forma de vestir sea un reflejo de quien eres por dentro: una hermosa imagen de Dios con un propósito único en este mundo. ¿Eres un cuerpo en venta? ¿Un anuncio para cierta compañía de ropa? ¿Un personaje de los "Hunger Games"? ¿No? Entonces no te vistas como uno. Por favor recuerda que el significado de "vestimenta modesta" varía mucho en cada cultura. Y que el deseo o la habilidad de vestirte modestamente es afectado por la disposición del corazón hacia Jesús. Trata de afrontar este asunto con toda la oración y humildad posibles y evita los juicios personales.


  • Modestia en el comportamiento

Discierne la elección de tu pareja y amigos. Sé amoroso en tus palabras y acciones. Evita hacer escándalo a todo costo. Y no tengas miedo de decir la verdad, aún si no le parece a otras personas. (Esto es diferente a dar una opinión ofensiva sólo "porque es cierto"). No escondas quién eres. Sé genuino en todas tus interacciones.



Únete al Reto:

¿Estás listo para crecer en la castidad y la modestia? ¡Arrancamos! Aquí está lo que hay que hacer:

  1. Prepárate. Lee de nuevo este post sobre Castidad y Modestia y reflexiona sobre lo que significa en tu vida. Imprime tus materiales y déjalos a la mano en lugares convenientes en tu casa.

  2. Cada mañana, empieza el día haciendo oración (encuéntrala en la Guía para la Mesita de Noche).

  3. Durante el día, usa tu Guía del Refri para ayudarte a integrar la Castidad en tu vida. Tu guía tiene recordatorios breves y algunos extras (como una oración para obtener indulgencia).

  4. Cada noche, reza el Examen Nocturno (encuéntralo en tu Guía para la Mesita de Noche). Esta es una evaluación de tu día. Incluye una oración de perdón para recomenzar, si es necesario, al día siguiente.

  5. Antes de confesarte (o una vez a la semana por lo menos), lee detenidamente el Examen de Conciencia. Reflexiona no sólo en tus pecados y fallas, sino también en cómo Dios te ha bendecido al crecer en virtud.


Conoce a nuestro Equipo

Somos un grupo de Mujeres...

Te recomendamos...
Posts Are Coming Soon
Stay tuned...
Posts recientes
Búsqueda por palabras clave
No tags yet.
Muy pronto 
  • Facebook Black Round

© 2016 by El Árbol Menta