Sólo Necesitas...


Existe un momento en la vida en el cual es necesario detenerte y escuchar ese amor inquieto que te reclama que mereces algo mejor, que ya son demasiadas las lágrimas derramadas y demasiadas las noches en blanco y en soledad.

Que son demasiadas sonrisas apagadas que dedicas a la gente que sólo desea que seas feliz, que logres quererte un poco más, a la gente que sólo busca que los dejes entrar y derribar cada muro que el mundo ha puesto a tu alrededor.

Es tiempo de que logres salir de tu burbuja protectora y respires el aire que te invita a recordar que existe una razón por la que estás aquí, que debes pasear por las calles sin temor a encuentros inesperados, que hay que encender el mundo con esa calidez que sólo se encuentra en casa.

Admite que te has maltratado demasiado a ti misma, que ya has desgastado tanto tus mejillas que ya las lágrimas no se atreven a salir de nuevo.

Confiesa que el perdón es algo que, últimamente, te ha costado mucho conceder a esas personas que lastimaron tu corazón, que se han ido y que ya no volverán.

Reconoce que cuando alguien te pierde el respeto, ya no le debes nada, aunque su amor te haya sanado mil cicatrices en el pasado y te haya devuelto más de una vez la confianza en ti misma. A veces eso no es suficiente para tolerar tanto desorden...

Mírate al espejo y di que pronto volverás a ver lo que en verdad eres, mujer de sonrisa espectacular, mirada brillante, fortaleza inexplicable. Mírate por favor al espejo y despeja toda esa neblina de recuerdos que invaden de vez en cuando tu cabeza. Olvida y si no recuerdas cómo se hace, piensa en que no todas las decisiones que has tomado han sido fáciles: el corazón no siempre es fuerte, no toda armadura permanece dura, no todo mal de amor se cura, no todo sentimiento es cuerdo, no todo pensamiento es puro... pero ten en mente que jamás se es demasiado grande para dejar de creer y tener fe.

Admite que te has perdonado, que a pesar del dolor que te causaron y de cada tropiezo que la vida te regala, eres humana y te equivocas... Que después de pedir que se resuelvan tantas dudas, de rodillas, sólo queda levantarte y alejarte de esa vida, que sólo logra atormentarte.

Comienza un nuevo capítulo, cuestiónate con firmeza, si hoy fuera el último día de tu vida... ¿Querrías hacer lo que haces hoy? Si tu respuesta es "no" por días y días seguidos, sabrás que necesitas cambiar algo.

Deja de esperar el momento correcto y sobre todo, entrégale tus planes al único ser en este mundo que sabrá cuidar tu corazón, guiar cada uno de tus pasos, tranquilizar cada tormenta por la que has pasado, darte las respuestas que tanto has buscado, perdonarte y aceptarte tal y como eres, porque te aseguro que no hay ruinas que Dios no pueda transformar en hogar.

Él conoce perfectamente cuál es tu situación, cuál es tu necesidad y te aseguro que te responderá, pero quiere que confíes plenamente en Él, aunque no veas señales claras, entrégale cada una de tus cargas, descansa en Él y recibe cada una de las bendiciones que están reservadas solamente para ti.

No importa lo que pase, recuerda que desde el principio Él ya te quería...

Mariana Balderrama tiene 21 años y estudia Administración en el Instituto Tecnológico de Chihuahua. Pertenece al "Grupo de Jóvenes Judá" del Santuario del Padre Maldonado y es parte de la Comunidad Misionera (COMI). Ofrecerle su tiempo a Dios es una de las cosas que más le gusta.

Conoce a nuestro Equipo

Somos un grupo de Mujeres...

Te recomendamos...
Posts Are Coming Soon
Stay tuned...
Posts recientes
Búsqueda por palabras clave
No tags yet.
Muy pronto 
  • Facebook Black Round

© 2016 by El Árbol Menta