Maravillarte y Sonreír


Algo pasa en el corazón cuando nos reconocemos admiradoras del trabajo de nuestro Creador. Y es una mezcla de alegría, de sorpresa, un instante de emoción inexplicable...

Hoy queremos compartirte estas ideas del Dr. Tom Neal, profesor del Seminario de Notre Dame en New Orleans Luisiana, que aparecieron en el blog post de Word on Fire "Dame Capacidad de Asombro, Oh Señor" (Give Me Wonder, O Lord)* respecto la importancia de maravillarnos en el Señor. A ver qué te parecen...

  • "Para mí, maravillarse en el Señor es permitir a la fe darnos un golpe de sorpresa, maravilla y apertura a las respuestas inesperadas que encontramos en la vida a través de lo divino. Respuestas que desbalancean la mente".

  • "Mi pregunta filosófica favorita es ¿por qué hay algo aquí en lugar de nada? Nada en este mundo tendría por qué ser, pero aquí está. Wow".

  • "El significado más profundo de maravillarse está lleno de un sentido de misterio. No termina en la duda, sino que es el despertar del conocimiento de que la existencia es misteriosa e inconcebible, y que es un misterio en el completo sentido de la palabra: no es un camino sin salida, no es una contradicción, no es ni siquiera algo impenetrable y oscuro. Es un misterio que significa que una realidad no puede ser comprendida porque su luz es abundante, insondable e inagotable. Y eso es lo que quien se maravilla realmente experimenta", Joseph Pieper.

  • "Maravillarse es darle tu mano a Dios. Maravillarse teológicamente requiere y da lugar al nacimiento de la humildad. El primer paso de esto no es ser avaricioso y dominar y hacer, sino permanecer en absoluta receptividad. Estoy, en cada momento recibiendo de Dios el acto de ser. Y, por humildad, se lo mucho que no desconozco. Se que nunca llegaré a saberlo todo. Siempre hay algo más, un exceso de significado que debe ser buscado. Esto genera una elevación (en el alma) no lastimosa, ni desesperada, ni frustrada, sino hambrienta y sedienta. Deseo. Amor".

  • "El conocimiento sin amor, son sólo datos; el conocimiento con amor, es sabiduría. Por la sabiduría veo cómo el amor se cohesiona en todo lo que conozco. Por la sabiduría podemos ver que todo es un regalo de amor dado por el bien de todos. El destino universal del bien. '¿Qué posees que no te haya sido dado? Si lo recibiste, por qué presumes de él como si no fuera un regalo'? (1 Cor, 4:7). Todo lo que soy y tengo es para el bien de todos. Cuando contemplo, lo hago para compartir los frutos de la contemplación. Brillo para iluminar a otros. Aprendo para enseñar y regalar todo lo que he aprendido. La capacidad de asombro hace que la mayor alegría del maestro no sea ser llamado sabio, sino hacer a los demás sabios".

  • "Quiero permanecer abierto a aprender de todo y de todos, sin prejuicios. Aspiro a escuchar de cerca, a mirar de cerca, cuidadosamente, con discernimiento. Espero recibir en cada nuevo día la fiesta de la Epifanía; vivir en un perpetuo asombro, encerrado ahí... Dirigiéndome a la Montaña que no tiene final, Cristo".

*El blog post completo del Dr. Tom Neal lo encuentras aquí.

¿Te animas a vivir en un permanente estado de asombro? Cuando escuches a los pájaros cada mañana o contemples la sonrisa de tus hijos al despertar regocíjate en el Señor, disfruta del abundante amor que fluye en ti... :)

Conoce a nuestro Equipo

Somos una comunidad de

Mujeres Católicas en diferentes etapas de la vida.

  • Watercolour-Instagram
  • Watercolour-Facebook
Recomendamos:
Lo Más Reciente
Búsqueda por palabras clave