Santa María Faustina y la Divina Misericordia para Mamás


Santa María Faustina Kowalska fue nombrada "Apóstol de la Divina Misericordia" por el Papa Juan Pablo II. El Señor le habló en muchas ocasiones y le pidió escribir sus mensajes para extender la Devoción a la Divina Misericordia. Hoy, más de medio millón de copias del Diario de la Santa se han vendido en todo el mundo...

Mañana es la Fiesta de la Divina Misericordia y quiero compartir contigo un poco sobre la llamada "Secretaria de la Misericordia". (El año pasado, tuvimos una prueba de fe en la familia, y una querida Amiga me dijo: "Lee el Diario de Santa María Faustina". Con el corazón adolorido, pero aún con confianza, lo conseguí y toda la vida le estaré agradecida por compartir conmigo esta joya para el alma. Mi vida espiritual se ha visto muy fortalecida).

La hermana Faustina, bautizada como Helen, nació en Glogowiec, Polonia. Desde pequeña sobresalió por su amor a la oración, al trabajo, la obediencia y su sensibilidad hacia los pobres.

Fue la tercera de diez hijos en una familia de campesinos pobres y religiosos. Dadas las circustancias, ella fue a la escuela sólo 3 años. Después de eso se dedicó a trabajar haciendo la limpieza doméstica para ayudar a su familia.

Un día, mientras trabajaba en la cocina, vio una luz destellante por la ventana. Cuando salió y no encontró de donde procedía, supo que era una señal de Dios que la estaba llamando a la vida religiosa.

Sus padres, al principio, no apoyaron su decisión. Pero su corazón nunca perdió la chispa de la vocación. Tiempo después tuvo una visión de Cristo Sufriente. Después de esto, no tuvo más dudas y en 1925 se unió a la congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia. Ahí tomó su nombre: Sor María Faustina del Bendito Sacramento. El camino a penas iniciaba...

En 1931, Jesús le pidió a María Faustina que le hicieran una imagen de la Divina Misericordia y que trabajara por extender la devoción a la misma, pero hubo muchos obstáculos.

Algunas de sus hermanas religiosas pensaban que estaba alucinando y su sacerdote confesor tampoco la apoyó. Cuatro años después, bajo el amparo del Padre Sopocko, se realizó la pintura. Así fue como empezó a extenderse el mensaje de la Divina Misericordia.

"La Fiesta de la Misericordia surgió de las profundidades de mi ternura. Es mi deseo que esta solemnidad sea celebrada el primer Domingo después de Pascua. La Humanidad no tendrá paz hasta que se vuelva hasta la fuente de Mi Misericordia", Revelación del Señor sobre la Fiesta de la Divina Misericordia.

Por increíble que parezca, Santa Faustina padeció toda su vida noches oscuras de la fe y murió a los 33 años, de tuberculosis. El día de su canonización, en el año 2000, Juan Pablo II oficializó la fiesta de la Divina Misericordia, el segundo Domingo de Pascua de cada año.

María Faustina presentó los estigmas de Jesús, pero lo más importante es que su vida fue el vehículo por el cual nuestro Señor nos mostró un camino para la perfección cristiana basado en la confianza en Él y en su misericordia.

Lecciones de la Divina Misericordia para Mamás

Michele Faehnle y Emily Jaminet, autoras del libro "Divine Mercy for Moms" (Divina Misericordia para Mamás) incluyen en él Cinco Aspectos de la Divina Misericordia para ser Mejores Mamás. Aquí te los comparto:

1. Imagen de la Divina Misericordia: Tenerla en casa nos recuerda la Misericordia inagotable del Señor y que debemos confiar en él. Es especialmente poderosa para los enfermos y agonizantes.

2. La Fiesta de la Divina Misericordia: Dios ha dicho que un océano de misericordia se derramará sobre todos aquellos que celebren la Fiesta, así que, abre tu corazón a las gracias que enviará a tu familia. Para celebrar la Fiesta con todo el corazón: acude a Misa, recibe la Comunión, ve a Confesión en los próximos 20 días y haz un acto de misericordia.

3. Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia: En la actualidad suceden tantas cosas en el mundo que nos generan ansiedad... Rezar la Coronilla a la Divina Misericordia trae paz a la familia. En esta liga puedes encontrarla (y no te tomará más de 10 minutos rezarla).

4. La Hora de la Divina Misericordia: Tres de la tarde, es la hora en que murió nuestro Señor. Si te sumerjes en tu presencia o por lo menos haces una pausa en tus actividades, puedes unir tu sufimiento actual al de Dios rezando la Coronilla. Y si las actividades en casa no te permiten hacerlo a esa hora, puedes hacerlo a las 4, las 5 ó las 6... En algún lugar del mundo son las 3 de la tarde ;)

5. Dar a conocer la Devoción a la Divina Misericordia: El Señor nos quiere cerca de su corazón y nos pide que hagamos todo lo que esté en nuestros manos para extender esta devoción. Él se encargará de llenar los huecos y de acompañar a tu familia en las pruebas que enfrenten. ¡Sólo confíen en Él!

Recuerda que Dios quiere santificar nuestro trabajo como Mamás. Santa María Faustina es una buena compañera para encaminarnos...

"Oh Jesús, haz a mi corazón semejante al Tuyo, o más bien, transfórmalo en Tu propio (Corazón), para que pueda sentir las necesidades de otros corazones, y especialmente, de los que sufren y están tristes. Que los rayos de la misericordia descansen en mi corazón", Diario de Santa María Faustina, 514.

Si deseas conocer más sobre la Devoción a la Divina Misericordia visita http://www.thedivinemercy.org/

o http://es.catholic.net/op/articulos/18181/domingo-de-la-divina-misericordia.html

Fuentes: TheDivineMercy.org y Conferencia "Sta. Faustina, Apóstol de la Misericordia: Lecciones de su Vida para Mamás", con Michele Faehnle y Emily Jaminet.

Conoce a nuestro Equipo

Somos un grupo de Mujeres...

Te recomendamos...
Posts Are Coming Soon
Stay tuned...
Posts recientes
Búsqueda por palabras clave
No tags yet.
Muy pronto 
  • Facebook Black Round

© 2016 by El Árbol Menta